Albacea: El administrador de la herencia

albacea abogado herencia sucesión valencia madrid barcelona salamanca valladolid

El albacea es la persona designada por el testador, la ley o el juez para darle al caudal hereditario el destino que le corresponda, bien sea el previsto por la voluntad del causante expresada en testamento o se trate del destino fijado por la ley para el caso de sucesión intestada.

Cómo se nombra Albacea

Así, por su origen, se distinguirá entre el albacea testamentario (nombrado en el testamento) , el albacea legítimo que la ley prevé a falta de designación testamentaria (que en el caso del derecho español serán los propios herederos quienes se encarguen de ejecutar la voluntad del testador), o el albacea dativo (nombrado por el juez, aunque en la actualidad la ley habla de nombrar un “comisario” o “contador-partidor” , con idénticas funciones).

Cumplir con el encargo de ser albacea es voluntario, aunque no hay que descuidarse si no deseamos ejercer el albaceazgo, porque se entiende aceptado el cargo si no se presenta excusa en un reducido plazo que establece el código civil. Una vez aceptado el cargo (o si no nos hemos excusado en el plazo legal), debe ejercerse gratuitamente (salvo remuneración fijada expresamente en el testamento) y de manera personal, por lo que no es posible delegar sus funciones en un tercero si el testador no lo autorizó expresamente. Además, habrá de cumplir sus deberes en el plazo de un año desde la aceptación o desde que finalicen los litigios que pudiera haber sobre la validez o nulidad del testamento, prorrogable dicho plazo por el mismo testador o a petición del propio administrador del caudal hereditario en función del as circunstancias.

Deberes del Albacea

¿Y en qué consiste el deber de un albacea?

Si el causante ha nombrado albacea particular, será con la previsión de que cumpla con facultades concretas, habilitándole también para aquellas funciones que sean medio, instrumento o consecuencia de las otorgadas.

Por el contrario, si no se han especificado sus funciones, se entiende que es nombrado albacea universal, en cuyo caso sus facultades se extenderán a todas las que resulten necesarias para dejar completamente cumplida la última voluntad del testador. Para ello este administrador hereditario puede efectuar la partición, administrar y gestionar todo lo relativo a los bienes hereditarios, se encargará de satisfacer los legados de dinero en metálico (con beneplácito de los herederos), de sostener la validez del testamento en juicio o fuera de él, tomar las precauciones necesarias para la conservación y custodia de los bienes y vigilar la ejecución de lo ordenado en el testamento, entre otras funciones.

Un albacea tiene, por tanto, un amplio margen de movimientos en la gestión del caudal hereditario, especialmente en el caso del albacea universal. No obstante, no se trata de una libertad absoluta ni carente de responsabilidad, ya que debe desempeñar fielmente el encargo y rendir cuentas de su gestión a los herederos una vez que haya terminado su labor o cesado en el cargo.

Compártelo ahora...Share on Facebook
Facebook
16Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies propias y ajenas para añadir funciones (redes sociales) y elaborar estadisticas anónimas (Google). Navegando acepta nuestra Politica de Cookies..

ACEPTAR
Aviso de cookies