Después del siempre duro proceso de separación o divorcio una de las cuestiones que más dificultad suscita es la oposición de los propios hijos a cumplir las condiciones establecidas en el convenio regulador para el régimen de visitas.

¿Sería posible solicitar la adopción de medidas modificativas de carácter urgente? incluso ¿podría actuar el juez al amparo del art 158 del Código Civil?

Desde Abogado Amigo, como regla general y siempre que no exista un potencial peligro para el menor, entendemos que la vía adecuada es la revisión de las condiciones del convenio regulador. Este proceso permite la alegación suficiente de las nuevas circunstancias de la relación paterno filial que justifique y fundamente la modificación de las reglas hasta entonces vigentes. A través de este cauce es posible hacer uso de todos los instrumentos de prueba que se consideren pertinentes incluyendo la audiencia del menor y los informes periciales psicológicos que acrediten el rechazo a la relación con uno de los progenitores.

Será fundamental encontrar la causa de esa oposición por lo que en muchos casos será de vital importancia poder contar con un informe pericial psicológico para el juicio de familia que permitirá valorar la idoneidad parental de cada uno de los progenitores, su vínculo con el menor, y en base a ello poder adoptar medidas urgentes en relación a la custodia.